No te vamos a contar lo sucedido en Stonewall  porque en el tiempo de vida que tiene esta web hemos hablado de ello mil veces. Pero si quieres conocer una recreación bastante fiel de los hechos, tienes que ver esta producción de 1995 dirigida por Nigel Finch, responsable también de El lenguaje perdido de las grúas y Paris is Burning. Finch falleció de SIDA durante el proceso de post-producción de la película.

Stonewall-Nigel-FinchTres traviesas travestis tramaban trampas tras un trigal

Matty Dean llega a Nueva a York buscando un activismo y un modo de vida gay que no encuentra en el lugar donde vive. En la gran ciudad descubre el LL Stonewall Inn, un bar gay  frecuentado por travestis. En su primera noche, y durante una de las múltiples redadas policiales que se realizan en el local, defiende a La Miranda, una drag con quien mantendrá una relación muy especial a pesar de tener puntos de vista completamente distintos sobre el mundo. La noche del 28 de junio de 1969 la policía realizará una nueva redada en el Stonewall, pero esta vez, las drags pelearán, lanzarán piedras, tacones y hasta cogerán un parquímetro como ariete para derribar puertas. Es el comienzo del Orgullo Gay.

Stonewall-ariete2Lo del parquímetro no era una exageración

Hay travestis pero no es comedia.

Hay canciones pero la peli es triste.

Hay maricones pero no hay pollas.

Lo que hay es muchísimo sentido del humor: ver cómo las drags se maquillaban para la pelea, o cómo se enfretaban a la policía haciendo coreografías es algo ante lo que nuestro corazoncito gay no puede evitar estremecerse. Y no, no se trata de una “licencia poética” del guionista. Como dijo el Papa cuando vio La Pasion de Mel Gibson: “así fue”.

Te in-Teresa
"MOTEL-OH", poner celoso a un cachas tiene graves consecuencias

Jesucristo-SuperstarEn la Redacción somos más de Jesucristo Superstar

Llama la atención que a estas alturas, éste que sea el único largometraje realizado sobre el origen del Orgullo LGTB (recordemos que Roland Emmerich está preparando una nueva versión de Stonewall). Además, hay que destacar que la película denuncia no sólo la homofobia existente entonces, sino aspectos bastante más desconocidos como las conexiones de la mafia con los sitios de ambiente y su relación con la policía, que recibía sobornos a cambio de hacer la vista gorda. Vamos, que lo de los chanchullos económicos y el Orgullo no es algo que hayan inventado Ana Botella ni Alfonso Llopart.

sobornoLa policía haciendo como que no acepta sobornos

Y como siempre, el tráiler de la peli:

 

  • GorkaG

    La vi hace años y tengo ganas de volverla a ver. Sobre todo porque se ve como siempre ha habido quien estaba “a gusto” en ciertas formas. Debería ser de primero de activismo