Natalie Portman on the set of JACKIE. Photo by Pablo Larrain. © 2016 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Natalie Portman aspira al Óscar en la mejor interpretación de su carrera.

Lo primero que hay que agradecer a Jackie es su ajustado y bien medido metraje. En un tiempo en el que parece que todas las películas tienen que pasar de las dos horas, lo que cuenta Jackie, aún siendo sustancioso y que podría dar lugar a toda una serie de varias temporadas, se condensa maravillosamente bien en 90 minutos, formando un largometraje cuya cohesión entre sus partes y su convicción de presentar un producto compacto y homogéneo son sus mayores logros.

Theatrical poster.

Natalie Portman se mete tanto en la piel de Jacqueline Lee Bouvier, Jackie Kennedy (y más tarde, Onassis, pero esa es otra historia…) que es la propia Primera Dama. La Portman habla como su personaje, arrastrando las palabras, moviéndose con esa manera afectada de muñeca de porcelana e inundando de supuesta maravilla y majestad a todo y todos a su derredor. Claro que luego la realidad es otra: tras esa apariencia frágil se escondía todo un carácter que la actriz refleja con gran naturalidad y estupendas dotes interpretativas.

Jackie Portman, riena de la elegancia.
Como se me ocurra estornudar se me abrirán todas las costuras de mi Balenciaga. ¡Por Dios, no!

Ordenada en base a elementos que se enlazan de estupenda manera, Jackie se narra por un lado desde el punto de vista de la entrevista para la televisión que concedió en la Casa Blanca antes de morir su famoso marido, John FitzGerald Kennedy, mezclando imágenes reales con otras recreadas en la actualidad dándole ese tinte en blanco y negro de la época: un acierto. Por otro, la entrevista que Jackie concedió a Theodore H. White (Billy Crudup), prestigioso periodista de la época, poco después del asesinato de Kennedy, mezclando estas fuentes con la narración de la protagonista sobre el famoso magnicidio.

Te In-TERELU:  La Pelopony a Supervivientes
Billy Cudrup, derecha.
Y dígame, señor White, ¿realmente el periódico lo ha mandado a mi casa así, todo desarreglado y con un traje de 50 dólares?

Sí, es una historia mil veces contada y eso puede echar para atrás, pero bueno, nos faltaba la versión de los hechos de la propia Kennedy, quizás la persona que más tuvo que perder en el famoso asesinato. No se ahorran escenas duras y violentas y momentos de auténtica emoción, merced, es obligado decirlo una vez más, a la actriz Natalie Portman.

Además, el filme deja abierto varios frentes, por ejemplo: ¿Qué escondía realmente la turbia mirada de Bobby Kennedy (Peter Sarsgaad)?. ¿Cuáles fueron las sensaciones genuinas de Lyndon Johnson (John Carroll Lynch), vicepresidente, que de forma apresurada y torpe juraría el cargo de presidente solo unos pocas horas después del asesinato de Kennedy? ¿Cuál era la verdadera naturaleza de la, quizás, demasiado íntima relación entre Jackie y su asistente Nancy Tuckerman, (genialmente interpretada por Greta Gerwig; Frances Ha, Maggie’s Plan)?

Señora Kennedy, después de la entrevista tenemos nuestra clase de piano a cuatro manos. ¿A que mola?

El chileno Pablo Larraín; director de las estupendas No, El club y Neruda, da un espectacular salto a Hollywood con esta realmente soberbia película que, sin hacer hagiografía , realiza un retrato inédito de una First Lady, pija como ella sola y con un carácter fuerte, con sus luces y sus sombras. Lo que vino después en la vida de esta mujer fascinante pudo ser muy polémico pero, como refleja la película y el mismo personaje confiesa, Jackie tuvo que aguantar carros y carretas en su matrimonio con un hombre que era infiel, drogadicto y tremendamente inseguro. Un hombre que, en su corta vida como presidente, tuvo demasiados desaciertos; y esa es otra cosa en el aire que deja el filme, quizás su asesinato no fuera organizado por solo una persona anónima y aislada…

Te In-TERELU:  James Franco. Serie. HBO. Gemelos. Porno. Ésa es la noticia
El director Pablo Larraín.
Si es que en Hollywood las películas se hacen solas. Imagínate montar este pollo en Chile. ¡Ay, Mería!

Este largometraje es, además, notable por contar con una de las últimas apariciones en la pantalla grande de John Hurt, muerto recientemente y que borda su papel de sacerdote confesor de Jackie.

Como ustedes comprenderán, a mí, a estas alturas, ya todo me la refanfinfla.

Y mención especial a la música de Mica Levy, bien medida y genialmente empleada, que utiliza esos desasosegantes glissandos en las cuerdas de la orquesta para crear efectos realmente espectaculares.

En definitiva, una muy buena  película y la primera sorpresa de este 2017.

FICHA:
Jackie (Estados Unidos, 2016)
DIRECCIÓN: Pablo Larraín
INTÉRPRETES: Natalie Portman, Greta Gerwig, John Hurt, Peter Sasgaard, Billy Cudrup.