• El documental sobre la vida artística de David Lynch nos ha dejado más fríos que Laura Palmer.

Los documentales son aburridos casi por definición.

Acostumbrados a las películas (y a las películas americanas) esperamos una acción y un desarrollo narrativo que no se produce y nos pegamos un shock aún cuando vayamos preparados. Pocos documentales salen de este corsé y se convierten en obras de envergadura que trascienden su género.

Pues David Lynch: The Art Life no es uno de ellos.

Pues sí; yo inspiré el peinado de Cameron Díaz en Algo pasa con Mary: ese es mi gran secreto.

Ordenado en base a los recuerdos de infancia del director la cinta se centra en los años de aprendizaje de David Lynch: su vida con su familia en Idaho, su viaje a Philadelphia, Boston y N.Y., sus primeros pasos como pintor… Todo ello contado por la propia voz de Lynch y salpicado de la vida actual del cineasta, más centrado en su faceta de artista pictórico que en la de director de cine.

David Lynch (centro), con su guionista y su director de fotografía.

Ni siquiera podemos colocar a este documental el sambenito de “solo para fans”, porque es que hasta los aficionados al cine de Lynch van a perder la atención en un decir “ay”, dado que el filme termina justo cuando se empieza a hablar de Cabeza Borradora; es decir, ni Terciopelo Azul ni Mullholand Drive ni Twin Peaks. Avisada quedas.

Ni siquiera salgo yo. ¡Qué ordinariez!

Salpicado todo el metraje de fotografías y vídeos privados de Lynch de niño y joven con su familia y amigos, cuenta la vida de un chico de clase media-alta, con una buena familia, buenos amigos… nada del otro mundo: una existencia aburrida y anodina sin nada de particular.

Además de molar mucho, en mi familia también teníamos un grupo de hillbilly.

Te puede o no gustar David Lynch, pero vaya, una juventud tan poco excitante y, sobre todo, tan igual a la de millones de personas, no merece gastar hora y media de tu vida. Además, muy, muy fan tienes que ser para tragarte todos esos cuadros de Lynch y la forma en que los hace. Ver trabajar a este artista metido a director de cine no es nada estimulante y su estilo es vulgar nada interesante. En fin, que chicha no hay y sí muchas generalidades y justo cuando se empieza a animar la cosa es cuando el filme acaba. En resumidas cuentas: ni para fans.

Te in-Teresa
SKYFALL: Vuelve el mejor Bond

DAVID LYNCH: THE ART LIFE (Estados Unidos, 2016)

Directores: Jon Nguyen, Rick Barnes.
Reparto: David Lynch.

Deja tu comentario