• Borrador para un exposición sin título (cap II) es la retrospectiva que, sobre el trabajo de Helena Cabello y Ana Carceller se exhibe en el CA2M, Centro de Arte 2 de mayo de Móstoles, Madrid.

El propio espacio artístico, en sus notas de prensa, define esta muestra como “una exposición que incluye herramientas de la teoría feminista, queer y decolonial” (sic). Wow yeah, eso puede parecer muy intenso y llevar a engaño, pero de verdad que estamos ante una exposición diferente, valiente, novedosa y, sobre todo, muy interesante.

Cabello/Carceller ante su pieza “El estado de la cuestión: Un ensayo performativo”.

Ya habíamos visto esta retrospectiva en el fabuloso emplazamiento del MARCO, Museo de Arte Contemporáneo de Vigo y, por supuesto, nos ha faltado tiempo para lanzarnos a Móstoles para comprobar cómo lo habían hecho allí. Si en el museo gallego, que ocupa un colosal edificio construido como cárcel a finales del siglo XIX, la exposición se desaparramaba de manera fabulosa por todas aquellas diáfanas estancias delimitadas por muros de piedra, en el moderno emplazamiento del CA2M de Móstoles parece que está como encajonada y, claro, la disposición es otra y la presentación de las obras tiene un matiz diferente, pero la intención de las artistas queda (casi) intacta. Si de lo que se trata es de hacer un repaso de las obras de Cabello/Carceller desde que, en 1992, empezaron a colaborar, desde luego esta Borrador para un exposición sin título (cap. II ) es más que adecuada para introducirse en el peculiar mundo de las artistas.

Prototipo número I: herramienta para artistas que trabajan en colaboración, 1995.

En base, mayormente, a series fotográficas, instalaciones y trabajos en vídeo, se presentan varias piezas consideradas clásicas de Cabello/Carceller, como Bollos, 1996, una de sus obras más militantes, donde las propias artistas se graban en vídeo… comiendo bollos, en lo que se quiere representar como una descontextualización de ese término, que se emplea como insulto para designar a las lesbianas, apropiándose del sentido y cambiando el significado al realizar esta acción.

Bollos, 1996.

Otra obra mítica es Autorretrato como fuente, pieza que recuerda, y remite, tanto a Duchamp y su famoso urinario masculino al revés como a Bruce Nauman con su célebre performance que da título a esta obra. Al orinar de pie, las artistas cuestionan la sociedad patriarcal y los códigos de la civilización machista occidental. Una obra que está en consonancia, por el acto más que por el significado, con lo que, desde 2001, viene haciendo Itziar Okariz con su serie Mear en espacios públicos.

Autorretrato como fuente, 2001.

Varias series de fotografías circundan esta exposición, entre ellas, Oral Memories, un trabajo donde varias mujeres se ponen en la piel de personajes famosos de Hollywood, como Marlon Brando. También es notable Rivolta, resulta, o lo que queda, de una acción llamada Suite Rivolta: en una pared blanca, se puede leer la palabra Rivolta, también pintada en blanco. Destacable la pieza hecha a propósito para este Centro de Móstoles, Donde todos son culpables nadie lo es (After Hanah Arendt), 2017: acción, instalación, pintura, performance… todo para mostrar una lista de nombres de personas víctimas de la LGTBfobia.

Donde todos son culpables nadie lo es (After Hanah Arendt), 2017.

Pero la pieza que nos pareció más interesante fue, sin duda, el vídeo El estado de la cuestión: Un ensayo performativo, 2015, presentado en la 56 Bienal de Venecia, que se grabó en los mismos pabellones que ocupaba España. En este trabajo creemos que se aúnan varias de las constantes de la obra de Cabello/Carceller: militancia, homosexualidad, lesbianismo, libertad sexual, identidad de género, lo queer o lo drag, mezclado con los horrores de la guerra, la inmigración o la persecución de la que son objetos personas que se expresan a sí mismas. Además, esta pieza tiene también su parte divertida y está llena de referentes culturales que es mejor que descubras por ti misma. 

Una escena de “El estado de la cuestión: Un ensayo performativo”, 2015.

El drag es político

En definitiva, una fascinante muestra, con entrada libre, que te permitirá conocer a estas artistas, el propio CA2M y, encima, darte una vuelta por Móstoles, guapi, que no sales del centro.