El nuevo vídeo de Brendan Maclean, House of Air, se basa en el libro Gay Semiotics de Hal Fischer y te enseña cómo eran los código sexuales de los gays en los 70. Y sí, hay sexo. Mucho sexo.

[divider]Culture Club | Música[/divider]

Mira, yo no te voy a engañar: a mí me gustan grandes no sabía quién era Brendan Maclean. Pero estaba yo por ahí buscando informaciones y he visto “porno” y claro, como para no mirar. Y resulta que me encuentro con un tema que me mola mucho… y un vídeo que, digamos, vale la pena ver.

Brendan Maclean es un artista musical independiente de Sydney, que ya ha sacado varios temas y EP’s y que hasta participó en El Gran Gatsby de Baz Luhrmann. Y ahora presenta su nuevo single, House of Air, acompañado de un vídeo que la ha liado parda en Facebook porque hay mucho sexo, mucha filia y todo muy explícito.

Los directores (Brian Fairbairn y Karl Eccleston) se basaron en el libro Gay Semiotics que Hal Fischer publicó en 1977. El libro era un “estudio fotográfico del código visual entre los hombres homosexuales“. Vamos, que explicaba los códigos secretos que los hombres gays de la época utilizaban para comunicarse entre ellos sus preferencias sexuales. Un poco como los emoticonos que te pones en Grindr, pero menos tecnológico: si uno llevaba un pañuelo azul en el bolsillo trasero derecho es que era pasivo, si el pañuelo era amarillo es que le iba la lluvia dorada y así en muchos países.

Maclean explica a Gay Star News que la intención nunca fue hacer un vídeo cuyo único valor fuera provocar un shock a la gente, sino que lo que realmente le fascinaba era cómo ha ido evolucionando la cultura queer, cómo los hombres gays de los 70 adoptaron ese lenguaje sin importarles lo que el resto de la sociedad pensara. Así que en el vídeo hay una mamada, una escena de penetración, lluvia dorada, fisting… y scat.

Simulado, pero scat. Maclean explica que utilizaron caca falsa para la escena, pero como el actor que estaba “defecando” era justo al que le acababan de hacer un fisting “te puedes imaginar que después del fisting y de que le metieran la caca había un poquito de residuos dentro“. De ahí la sorpresa en el plano final, en el que el modelo hace “caca” sobre la cara del propio Maclean: “Sentí esta sensación por toda la cara, y sabía que tenía que mantener la misma cara, el último signo de interrogación al final… No podía acabar mal, tenía que ser una exclamación enorme al final, una súper eyaculación.

Lo que ha hecho que el vídeo me haya molado mucho no es sólo que la canción sea guay y resulte muy pegadiza, ni que haya sexo explícito (que en realidad tampoco es para tanto). Lo que me mola, como explica Maclean, que el vídeo le da un valor al sexo gay del que muchas veces nos cuesta hablar o disfrutar: “Supongo que la gente ve algo que querían ver, y llevan mucho tiempo queriéndolo. El sexo explícito está frente a ti, te hace reír, se ve genial y sobre todo es extremadamente gay. Y la gente está harta de que el sexo gay se heteronormativice y se re-empaquete para el público heterosexual.

Y si tienes un problema con lo que se ve, Maclean lo tiene aún más claro: “¿Qué es más desagradable para la gente? ¿Los juegos con meos o que los Musulmanes no puedan entrar en Estados Unidos aunque tengan una tarjeta verde? ¿Qué le da más miedo al mundo ahora mismo? ¿Donald Trump o que me caguen en la cabeza?

AVISO, ES MUY NSFW

 

 

 

Deja tu comentario