Armado de impaciencia es el primer libro de Antonio Heras, un conjunto de relatos que resultó ganador del I Concurso de Literatura Queer convocado por la editorial Luhu.  En él, encontraremos once relatos que sólo tienen en común que sus protagonistas son hombres homosexuales.

Leer Armado de impaciencia es todo un viaje en montaña rusa. Empezamos muy fuerte con el relato que lo abre, David, una historia de atracción entre dos adolescentes, sórdida, oscura, agobiante, escrita con un estilo muy particular y que no ahorra en detalles a la hora de describir escenas de incesto o de violencia. Y justo cuando terminamos con una extrañísima sensación en el estómago, pasamos a El plus de chocolate, un relato aparentemente ligero, incluso intrascendente, pero cómico y con un punto amargo que nos deja con un final deliciosamente abierto y ambiguo… De este modo, vamos viajando en estos once relatos a través de un universo muy particular, lleno de atracciones masculinas que en general son (¿bastante?) poco convencionales.

armmm

Se nota que al autor le gusta experimentar con distintos géneros y distintos estilos; con deliciosa alquimia, en Armado de impaciencia alternan relatos de realismo sucio con otros que fluctúan entre lo terrorífico y lo pesadillesco… hasta que nos topamos también con varios cuentos ligeros de un humor delirante… (y tenemos que decir que nos declaramos desde este mismo momento fans incondicionales de la maravillosa Súper Pepa, su hija Lourdes y su extravagante pandilla. Antonio, tú que nos lees: ¡queremos un libro, una webserie en Youtube y un drama musical en los teatros patrios con estos personajes!) Al mismo tiempo, la técnica narrativa va cambiando de manera vivaz y maravillosamente fluida, adaptándose al estilo de cada relato.

Te in-Teresa
La reina Letizia lo peta en la Feria del Libro de Madrid 2016

Antonio Heras ha hecho un gran esfuerzo al explorar distintos escenarios de la atracción entre dos hombres. Todos sabemos que el amor, o algo parecido que podríamos llamar unas veces dependencia, otras interés mutuo, puede surgir en cualquier momento y especialmente donde y cuando menos te lo esperas. Así pasamos de historias  tremendamente convencionales en las que un becario aburrido se enamora del chico del McDonald’s, a otras en las que nos damos de bruces con que no todo es lo que parece entre los muros de un convento, o una relación entre dos compañeros improbables  en el  Frente Ruso durante la Segunda Guerra Mundial (¡ahí es nada!). En todas estas historias se habla de hombres enamorados, o más bien que piensan estarlo, y lógicamente, puesto que hablamos de atracciones homoeróticas, el sexo está presente, aunque no sea el leitmotiv del libro ni lo más agradable del mismo (precisamente) …

No vamos a entrar en este artículo en si existe o no una literatura LGTB o si ésta es necesaria (spoiler: nuestra respuesta es que sí a ambas las cuestiones). Desgraciadamente, hay literatura de este género  (rematadamente) mala, que repite los esquemas del amor romántico o de la literatura chick-lit simplemente cambiando el género de los protagonistas y sus intereses afectivos. Esto es todo lo contrario de lo que encontraréis en el libro de Antonio Heras: a pesar de ser el vencedor de un concurso de literatura queer, la orientación sexual de los personajes no es ni lo que más los define ni el punto central de la narración; muy al contrario, en algunos casos apenas se hace mención de pasada y su importancia en la historia es menor… cuando no insignificante.

Te in-Teresa
"Memorias" de Tennessee Williams: Un icono gay

Todos hemos crecido leyendo libros escritos por heterosexuales y leyendo historias de amores y atracciones en las que no cabía la diversidad sexual, o que ni siquiera se planteaba; por esta razón nos sorprende mucho que en alguna página especializada en reseñas se haya dicho que es un libro orientado a un público homosexual y que no disfrutarán otros lectores. Creemos sinceramente que cualquier persona puede leer estos cuentos y terminar con una carcajada o con un pequeño escalofrío independientemente de su orientación sexual. Tal como todos los gays y lesbianas leemos y hemos leído libros de amores heterosexuales sin que nos hayamos muerto de un infarto, cogido un trauma o cambiado de acera… De hecho, según hemos podido averiguar el principal segmento de público está entre las mujeres heterosexuales. Cosa que por otro lado, no es  nada sorprendente y con muchos y muy significativos precedentes.

lbePFgp-
Antonio Heras

Antonio Heras  es periodista y lleva escribiendo desde que contó las aventuras de un gato montés en primera persona. Tiene una adición confesa a la telebasura y a la comida india. Tenemos especial interés en conocer sus adiciones inconfesas desde que descubrimos que es, además, colaborador de Gayumbos donde, entre otras cosas, ha entrevistado a Colby Keller y le ha preguntado por Lola Flores.

  • Puedes comprar Armado de impaciencia en papel (y leer una muestra gratuita) aquí
  • Puedes comprar Armado de impaciencia en version digital aquí

  • Antonio J He Es

    ¡Muchas gracias por la estupenda reseña! Y por vuestra amabilidad 🙂