Siguiendo el picor la curiosidad de querer saber quién es el autor que hay tras una buena novela, no hemos podido resistirnos y tras leer El último año en Hipona nos hemos tirado a la carretera como la troupe de Priscilla, Reina del Desierto y hemos llegado hasta un lugar en el sur (a donde Rafaella cantaba que había que ir para hacer bien el amor) para encontrarnos con Roberto Carrasco. Un hombre de amplia sonrisa, mirada de ¿a que soy achuchable? y con un arco iris que le acompaña a todas partes, que nos ha dado pim-pam-pum respuestas a cuanto le hemos preguntado. Eso sí, en algunos momentos toreándonos, será que se ha vuelto a apoderar de nosotros la peor versión de Mercedes Milá en Gran Hermano. Leed, leed,…

RobertoCarrasco1
¿Nos está pidiendo Roberto que le demos cremita?

A propósito de El último año en Hipona, eres joven, ¿por qué bucear en los años del franquismo?

Gracias por lo de joven. Nací en 1978, me están saliendo las primeras canas. Si no ahondamos en nuestra propia historia, corremos el riesgo de olvidarla y volver a repetir errores del pasado. Además, quería que fuera una novela con toques de misterio y terror. ¡A mí siempre me ha dado mucho miedo pensar en qué hubiera pasado si hubiera nacido 30 años antes!

¿Cuánto hay de realidad y cuánto de ficción en esta historia?

Si hiciéramos una radiografía a El Último Año en Hipona, saldrían hechos y personajes reales tras las sombras de una novela gótica.

Tu historia incluye también una dura crítica a ciertos elementos del presente: medios de comunicación, ética periodística…

Hubiera sido falso que el mensaje de la novela fuese lo malos que éramos entonces y lo buenos que somos ahora. Como la historia abarca más de 40 años de nuestra historia, hay palos para todos en todas las décadas, incluida la actual.

¿Cómo ha sido el proceso de escritura de una novela tan cruda en algunos de sus pasajes?

Yo siempre sufro mucho mientras escribo, es parte de la profesión sufrir por encontrar la palabra adecuada, por hacer que la estructura encaje, por afinar con el ritmo y el tono,… Tengo un secreto para llevar a cabo las partes más crueles y es darles un toque poético, que a pesar de todo, bien por cómo suenan o por las imágenes que provocan, sean pasajes bellos.

Los beneficios de esta novela irán a la Fundación 26 de Diciembre, ¿por qué les has elegido?

Es una fundación de mayores LGTB, así que, por edad, ellos podrían haber sido los chicos del Hipona, aquellos que nunca pudieron salir del armario o que, si lo hicieron, han tenido que volver a él. La fundación 26 de diciembre pretende construir una residencia de mayores que no discrimine a nadie, me pareció una idea muy bonita y una forma de que El Último Año en Hipona fuera un paso más allá de lo puramente literario.

Te in-Teresa
Conoce a los HidroTornado DJ's

RuPaul

Pasemos a hablar de otras cosas. ¿Por qué escribes? ¿Qué temas te han atraído hasta ahora?

Escribo por pura vocación, desde muy pequeño y trabajando continuamente para perfeccionar mis historias. Hay varios temas comunes en mis novelas: el amor, la muerte, la religión, la familia, el sexo. Los envoltorios con los que los muestro siempre son diferentes para no aburrir a mis lectores, pero en esencia están ahí.

¿Sobre cuáles crees que lo harás en el futuro? ¿Tema y fecha para tu próxima publicación?

Preparo una novela pulp muy bestia, con mucho sexo, mucho gore y mucho sentido del humor. Puro entretenimiento, pero al final lleva una sorpresa que hará reflexionar sobre lo que hemos leído.  Saldrá, si todo va bien, en primavera.

¿Qué títulos y autores nos recomendarías? Dinos alguno clásico, alguno actual y alguno LGTB, y el porqué de cada uno.

Uy, esta da para una entrevista hablando solo de libros. Si me pongo a recomendar, ya no paro. No pares, tú hasta el fondo, por favor, una y otra vez. Pero bueno, te haré caso, uno de cada. El clásico, Retorno a Brideshead, de Evelyn Waugh. Lo disfruté muchísimo cuando lo leí con 20 años y me tuvo obsesionado durante meses. Me di cuenta de que no era lo mismo escribir que escribir bien. El actual, cualquiera de Poppy Z. Brite. Es mi autor favorito, crea ambientes y personajes de una forma única y además, sus historias son de las que no se olvidan: Lost Souls, Drawing Blood, Exquisite Corpse,... No podría quedarme solo con una. ¿Uno LGTB? Los dos anteriores tienen toques LGTB, pero ya puestos a recomendar, me quedo con Edmund White y su Historia Particular de un Muchacho. La leí con 14 años y me impactó mucho, no solo porque era la primera historia sobre gays que leía, sino por esa inmersión en un mundo tan alejado de aquel en el que yo vivía. En algún momento he dicho que esta novela fue una de las influencias para escribir El Último Año en Hipona, porque transcurre en la década de los sesenta y en ella también hay chicos en plena revolución hormonal, un internado y un montón de discos prohibidos cuyas canciones solo se pueden bailar pasada la medianoche.

IwantYou
Mi respuesta cuando un hombre me propone hablar de literatura.

¡Ya está bien de hablar de libros! En la vida también hay otras cosas, así que vamos a ello. Eso sí, con un poco de seriedad que somos una web activista. Y como Roberto también, vamos a darle un punto reivindicativo al tiempo que hemos pasado juntos.

¿Cómo consideras que estamos a día de hoy el colectivo LGTB en términos sociales, políticos?

Mejor que hace veinte años, pero esperemos que peor que dentro de otros veinte.

¿Qué le queda por hacer a la sociedad?

Que aprendamos a convivir los unos con los otros.

Te in-Teresa
Julián Almazán: "Ya era hora de que los fanzines se dedicaran al público gay"

¿Y cómo crees que se ha de hacer?

Con leyes que luchen contra todo lo que agreda a la normalización.

¿Qué haces tú al respecto en tu ámbito de actuación/influencia?

Intento que el mundo sea un poquito mejor con mi comportamiento, defiendo y/o regaño cuando es necesario y escribo historias que pueden hacer pensar sobre el tema a algunos que nunca se han parado a cuestionarse nada sobre ello.

GayPride
¡Poned un arco iris en vuestras vidas!

¿Y quién es Roberto?

¡Queremos saber! Así que ahora es cuando comienza nuestro interrogatorio más intensivo. ¡Nos lo tienes que contar todo! ¡De aquí no te vas hasta que hayas saciado nuestras ganas ¿de qué? de conocimiento! ¡Llénanos de ti! 

Y tú de mayor, ¿cómo te ves? Escribiendo, en una casita cerca del mar, lejos del mundanal ruido.

Y si fueras un personaje televisivo, ¿teniendo sexo en Nueva York? ¿como una chica de oro? ¿como una mujer desesperada? ¿O ya lo eres? ¡Eso lo he tenido claro desde siempre! Yo quiero ser Rose, de Las Chicas de Oro.

RoseGoldenGirls
Roberto, ¿vas a hablar así de raro?

Antes de nada, no te tenemos fichado, así que vamos a interrogarte. ¿Edad? 37 años. ¿Lugar de nacimiento? Algeciras. ¿Estatura? 1, 78. ¿Peso? 80 kg. ¿Rol? Bueno no, a esto no contestes, mejor un poco de misterio en torno a ti. ¿Tu comida favorita? Nachos. ¿Un sabor? El chocolate negro. ¿Una bebida? Cocacola zero. ¿Cómo qué personaje cinematográfico te ves? Un ewok. ¿Dónde vives? ¡Eso no lo digo, que hay mucho acosador suelto! ¿Estás enamorado? Infinitamente. ¿Cómo te ganas la vida? Como profesor de inglés y como escrit… Ah, no, como escritor no me gano la vida. ¿Dress code para dormir? En invierno, pijama de tigre. En verano, en calzoncillos. En entretiempo, calzoncillos y camiseta de esas que ya se han quedado feas para lucir en público. ¿Baño o ducha? Ducha, que hay que ahorrar agua. ¿Slip o bóxer? ¿Cómo se llaman los que son pegados pero no son slips? Pues esos. ¿Speedo, bañador o nada de nada? Bañador de estampado hawaiano.

¡Vaya, estás enamorado! ¡E infinitamente! Nos vamos a echar a llorar, ¿y ahora qué le pedimos a la vida? ¡Nosotros drama, mucho drama!

Y tú, ¿qué le pides tú a la vida? Que no se me agoten las ganas de vivir.

¡Eres tan intenso como nosotros!

Y dinos, ¿qué nos le ofreces tú? Hay una frase que dice que la valía de un hombre se mide por la felicidad de aquellos que lo rodean. No es mía, es de un manga de Clamp jajaja Pues eso. Me gusta hacer feliz a los demás.

Una confidencia para EstoyBailando.com, por favor… No se lo digáis, que me bloquea en Twitter, pero yo también odio el 4.0 de Mónica Naranjo.

¡Chán-chán! ¡Vaya titular que nos dejas como cierre!

RobertoSunglasses_EB
¡Qué duro eres Roberto, qué duro!

Deja tu comentario