Un titular prometedor por lo de activo, ¿no? Y es que en este inicio de curso Alberto Conejero parece el hombre de nuestros sueños de moda de la escena teatral. La piedra oscura no para de darle alegrías, este verano fue premiado como mejor autor teatral por esta obra que ahora vuelve a ser representada en Madrid (Teatro María Guerrero) con las entradas vendidas para su mes de funciones. Al tiempo, Cliff en Nave 73. Conejero tiene algo que queremos probar, y por eso le hemos sometido sí, hasta que ha…. a este tercer grado para que se abra ¿se abra? a nosotros. No os lo íbamos a contar, pero ante la amenaza de que se sepa hasta dónde llegamos muy lejos, muy fuerte, esta es la parte que podemos hacer pública.

Un monólogo y un texto con únicamente dos personajes masculinos, en ambos casos los protagonistas gays, ahora mismo en Nave 73 y el Centro Dramático Nacional, ¿no temes ser etiquetado por esto?

En absoluto. No conozco ningún autor heterosexual que tenga esa preocupación, la de ser encasillado porque dos de sus obras tienen personajes heterosexuales, y yo no la tengo por esta cuestión.  Han coincidido en el tiempo dos de mis textos en los que la homosexualidad aparece como tema. Ahora vienen otros textos y montajes en los que no hay personajes LGTB.

Dos obras en cartel a la par, ¿es una muestra de lo bueno que es Alberto Conejero y de lo bien que le van las cosas?

Es una muestra de lo azaroso de esta profesión. Hay rachas muy largas en las que eres invisible como dramaturgo y otras en las que ocurre esto. Y no hay que dar demasiada importancia a ninguna de las dos situaciones si se quiere seguir escribiendo.

DosObras

– He ido a ver “La piedra oscura”, ¿y tú? – Yo he visto “Cliff”

Cliff

Un monólogo de 70 minutos en el que nuestro entrevistado autor repasa los tormentos y momentos más álgidos de la biografía del que fuera uno de los actores más guapos del Hollywood clásico. Un texto lleno de fuerza e intensidad como si se tratara del polvo que todos deseamos echar.

¿Por qué hacer de Montgomery Clift uno de tus protagonistas?

No fue una elección. Cliff nace de un momento de crisis, de búsqueda, y Monty apareció para poder hablar de todos nosotros, de cómo nos pesa la máscara, el qué dirán, las exigencias de nuestra vocación. Cuando dicen que por qué un dramaturgo de Jaén se ocupa de una estrella de Hollywood sonríe y pienso en los escritores que eligieron una ballena blanca o una criatura compuesta de cadáveres o replicantes o zombies para hablar de nuestras pasiones.

Los que son más jóvenes que tú y que yo –esos que ya no han visto películas en blanco y negro- seguro que no le conocen, ¿por qué habrían de fijarse en él?

Porque fue un actor como la copa de un pino, porque su vida fue pura metralla y porque todos los hombres y mujeres nos acabamos pareciendo en  nuestros anhelos y miedos.

Y si tu texto saltara el charco y llegara a ser representado en la tierra de Monty, ¿te imaginas? 

Hubo un intento que no llegó a buen puerto. Ojalá pueda ser en un futuro muy lejano. Yo nunca estuve en Nueva York…

¿Cómo describirías a Monty? ¿Guapo, muy guapo, guapo de morirse o inmensamente atractivo?

Inmensamente atractivo antes y después del accidente.

MontyTú también eres muy guapo 😉

La piedra oscura

Alberto no para de dar entrevistas en los últimos días sobre esta obra que vuelve a ser representada en uno de los grandes teatros de la capital. Todos los medios le quieren, le buscan seguro que algún periodista hasta ha intentado ir más allá. La piedra oscura no solo es un libreto que ver o leer, lo que en él se dice pone sobre la mesa asuntos que aún están pendientes como los muertos de la Guerra Civil o el reconocimiento explícito de la homosexualidad de Federico García Lorca.

fotorampun--644x362

Lorca y Rafael, su novio, porque a las cosas hay que llamarlas por su nombre

Esta es una obra no solo creativa, sino que hay tras ella un importante trabajo documental, ¿qué te motivó iniciar este proceso? ¿Cuánto tiempo te llevó?  

Te in-Teresa
"Moscú (3.442 km)": Tres hermanas en la encerrona del conformismo #TEATRO

La obra nace de varias pulsiones, del amor a Federico García Lorca, de la extrañeza por lo poco que se había hablado del que fue el gran amor de su vida, del pasmo al ver que en mi país quedan compatriotas que buscan sin apenas apoyo a sus familiares en fosas y cunetas para darles sepultura digna… y de otros miedos más íntimos. El proceso de escritura llevó dos años.

El pasado agosto recibiste por ella el premio CERES al mejor autor teatral, ¿qué sentiste al recibirlo?

Una alegría infinita por todo el equipo, por mi familia y por todos los que seguimos empeñados en contar historias pese al lugar que la Cultura ocupa para el gobierno de este  país.

¿Cómo crees que vivía Lorca, tanto en el plano íntimo como el social, su condición homosexual?

Hay muchos Federicos en Federico. Y también muchos modos de vivir la homosexualidad según fueron pasando los años y cambiaron las amistades y los márgenes. Creo que Lorca se fue acercando poco a poco a una vivencia de la homosexualidad con menos culpa y más sentido revolucionario.

¿Qué diría él si viera tu obra? Y Rafael, ¿qué diría él?

Federico: “Alberto, esto es una barbaridad epéntica”. Y no me atrevo a pensar lo que diría Rafael. Me quedo con lo que dijo su familia.

Aquí me cuelo yo para contaros que “epentismo” es el término que Lorca se inventó para hablar de homosexualidad sin que nadie se diera cuenta cuando estaba en entornos homófobos en los que no se podía hablar alto y claro. Además de entrevistar, también sé hacer búsquedas en Google.

¿Tenemos algo pendiente con Lorca (además de encontrar su cuerpo)?

Lorca no es una exigencia, no es una deuda. Lorca es luz y emoción inagotables.  Sólo tenemos que descubrirlo de verdad,  leer desde sus versos de juventud hasta sus últimas líneas, empaparnos de toda esa humanidad luminosa y de un teatro que es encrucijada de todos los teatros.

poesia

Entérate bien, maricón

Alberto, autor teatral

Adentrémonos un poco más en la mente del hombre que escribe, que imagina, que se pone manos a la obra y que escribe con su pluma teatro y poesía. Lo bueno de preguntas así es que cada vez te acercas físicamente más a tu entrevistado y se crea con Alberto una atmósfera envolvente a la que no está nadie invitado, tríos no.

Cliff y La piedra oscura, dos obras intensas, dramáticas, ¿no escribes comedias?

Precisamente ahora estoy escribiendo una locura Rinconete y Cortadillo a partir de la novela de Cervantes para la compañía Sexpeare. También mi participación en El banquete fue con un personaje cómico.  He escrito también libretos para espectáculos de variedades. Yo estoy deseando la comedia.

Y si escribieras un musical, ¿cómo sería –estilo Broadway o algo más moderno-?

Trabajar en el musical es uno de mis sueños. Adoro a Porter y a Sondheim. Iría por ahí.

musical

Porter y Sondheim, ¡genial!

¿Qué se siente cuando uno ve representado un texto suyo?

Una montaña rusa de emociones: alegría, miedo, tensión muscular, dicha, hormigueo,  inquietud, inseguridad,  etc. Es un viaje maravilloso y adictivo.

Además de teatro, ¿escribes otros géneros?

Poesía. Eso es lo que me ocupa ahora más. Y procrastino en abundancia en las redes.

Te in-Teresa
#NSFW El debut teatral de Nacho Vidal

El teatro, ¿para verlo representado o también para leerlo? ¿Cuál es la última obra que has visto representada y cuál leída? 

La literatura dramática es la semilla, la promesa y el refugio del teatro.  Hay que leer teatro para soñar teatro. La última obra que he leído ha sido Nómadas no amados de María Velasco y la última que he visto ha sido Medea de Teatro de la Ciudad.

En la intimidad

El teatro está muy bien, pero la función se ha acabado, la gente se ha ido y ya quedamos nosotros dos solos en los camerinos. ¡Es el momento de darlo todo! ¡De poner la carne en el asador! Reconozco –me obligan a decirlo- que le hice las preguntas como si fuera la Marisa Paredes de las películas de Almodóvar.

la_flor_de_mi_secreto

Alberto, ¿existe alguna posibilidad por pequeña que sea de salvar lo nuestro?

¿Cómo está tu corazón? Mi corazón está descansando tras un viaje maravilloso y feliz de muchos años. Pero tiene querencia a la aventura. Me temo que no se va a quedar mucho tiempo quieto. ¿Y lo que no es tu corazón? Pasa un estipicultor y canta un grillo.

¿De qué humor te levantas por las mañanas? Alegre y  activo. Es decir, insoportable para la mayoría. ¿En qué lado de la cama duermes tú? En el más cercano a la puerta de la habitación. ¿Eres de los que abraza a la hora de dormir o cada uno para su lado y ni me toques? Justo antes de quedar dormir y nada más despertar abrazado; en el sueño, ni me toques.

Confiesa, ¿quién te gustaría que te propusiera algo que te hiciera enrojecer? Michael Fassbender. ¿Y qué le responderías? Que tengo dos gatas y que dónde hay que firmar.

MichaelColby¿Seguro que no te gusta más Colby Keller que Michael Fassbender?

Tienes 37 años, ¿aún te sientes carne fresca –like a virgin que cantaría Madonna- o comienzas a verte como un madurito interesante? Los viejóvenes no participamos de esas categorías.  Somos maduritos frescos desde COU.

Sí, Alberto nos ha hecho la cobra, nos ha engañado con su verbo grácil y nos hemos quedado con las ganas de comprobar saber cuál es el tejido de sábanas de su cama, si tiene cortinas o estores en su dormitorio o si duerme con pijama para quitárselo o sin él como yo.  

Perdón, me dicen por el pinganillo que estamos entrando simultáneamente en directo en el noticiario de todas las tv’s españolas.

noticiasConectamos con Detroit Gay TV, en riguroso directo

¿En qué estás trabajando como autor ahora mismo como escritor? ¿Lo próximo tuyo que podremos ver representado?

Estoy retozando con los clásicos. Rinconete y Cortadillo para febrero en los Teatros del Canal,  la Odisea en abril en el Conde Duque con La Joven Compañía y El arte de amar con dirección de Luis Luque para mayo.  Ojalá para septiembre de 2016 el último texto. Y preparando la edición de primer poemario.

¿Te ves como Ministro de Cultura?

Me cuesta mucho imaginarme a la altura de nuestros dos últimos ministros.

¿Para cuándo un musical con travestis firmado por Alberto Conejero? 

Cuando el destino lo quiera, yo lo tengo apuntado en mis oraciones.

¿Orar implica ponerse de rodillas? Con esta duda y con toda la admiración que nos provoca Alberto por lo bien que escribe, el merecido reconocimiento que está teniendo y la prometedora carrera que tiene por delante, ponemos punto y final a esta entrevista, pero no a nuestro encuentro con él. Lo que pasó o no después…, eso ya os lo contamos otro día. Pero ya sabéis, Alberto es un tío alegre y activo por las mañanas ¿y por las noches?

imagen1

Alberto, ¡tú no cuentes nada, nada de nada!