• Un grupo de 14 hombres se adentró en la madrugada del pasado 30 de julio en el Parque Bregóna de Madrid para agredir a multitud de hombres que estaban practicando cruising.
  • Desde el Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia recuerdan que el cruising no es ilegal y destacan que los delitos de odio no disminuyen: ya hay 191 casos registrados en 2017.

El Parque Breogán de Madrid, cerca de la Plaza de Toros de Las Ventas, es conocido por ser (durante la noche) una zona de cruising. Varios hombres que tienen sexo con hombres estaban allí la noche del pasado domingo 30 de julio cuando, como explican desde Arcópoli, un grupo de 14 hombres, de entre 30 y 40 años, aparecieron en el parque con la intención de agredir a todos los que estaban practicando cruising en el lugar.

Aunque hubo varias agresiones, sólo se interpuso una denuncia, por parte de F. y J., dos hombres de 53 y 46 años de edad que estaban allí y fueron víctimas de una de las agresiones. Al llegar el grupo de hombres se acercaron a J. y le preguntaron: “¿eres maricón?“, al negarlo (por miedo a lo que podía ocurrir) los hombres le dijeron que si volvían a verle por allí “te cortaremos el cuello“.

F. vio cómo el grupo se adentró en el parque y comenzó a insultar a los hombres que se encontraban allí, para poco después empezar a darles patadas y empujones. En una de las agresiones uno de los asaltantes propinó un puñetazo a un hombre gay lo tiró al suelo. Después de eso los asaltantes volvieron a por F. al que empezaron a llamar “maricón“, “enfermo” y “sidoso” y comenzaron a darle empujones hasta sacarlo del parque y allí le dijeron: “hasta aquí, maricón, a partir de aquí esto es zona cero; no queremos que entren maricones ni sidosos“. F. llamó a la Policía Municipal y la patrulla fue testigo de cómo los agresores siguieron llamándole “maricón” y le hicieron fotos a la matrícula de su coche amenazándole de muerte.

F. y J. acudieron al Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, que les acompañó a la Policía Nacional para presentar la denuncia, que ha sido remitida a la Fiscalía de Delitos de Odio y a la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal. A pesar de que las dos víctimas aseguran que las agresiones en zonas de cruising son habituales, también lo es que muchas de las víctimas no quieran presentar denuncia. En esta ocasión el chico que resultó más perjudicado físicamente no quiso denunciar.

El coordinador del Observatorio, Yago Blando, ha declarado que “cuanto más empezamos a dejar de ocultarnos, más toman algunos la cotidianidad de nuestras vidas como una provocación y por ello nos agreden“. Según datos del Observatorio en la Comunidad de Madrid ya se han registrado 191 incidentes de odio o discriminatorios en lo que va de 2017.

El vocal de delitos de odio de Arcópoli, Rubén Lodi, recuerda que “el cruising no es delito en España y no hay ninguna justificación a este tipo de agresiones o caza de personas por su orientación sexual“.

Si has sido víctima de una agresión, física o verbal, por tu orientación sexual o tu identidad de género; o si estás siendo discriminado por ello, no dudes en denunciar y, si necesitas ayuda, acudir a alguna organización que te acompañe durante el proceso.

Fuente | Nota de prensa