• El publicista de Armie Hammer está ahora mismo buscando cómo explicar los Likes que el actor da en Twitter y que son muy 50 Sombras de Grey.

Twitter es una cosa maravillosa porque hay que ver la cantidad de información que recibes cada día, lo puesta que estás en la actualidad y la de penes que te mandan por DM si te lo montas bien.

Todos sabemos que en Twitter se puede Retwittear. Que como es algo que han explicado hasta en Sálvame pues no hace falta extenderse en ello: tú haces un RT y aparece en tu cuenta (se entiende que estás de acuerdo con ese tweet o te hace gracia o whatever). Y también puedes dar un LIKE. Que es como un RT “escondido”. El problema es que de escondido no tiene nada.

Armie Hammer (La Red Social, Blancanieves, Operación U.N.C.L.E.) parece que no sabe que cuando le das un LIKE a un tweet no aparece en tu timeline… Pero sí en una pestañita que pone “Likes” en la que todo el mundo puede ver las cosas que te han gustado. ¿Y qué cosas le gustan a Armie Hammer? Pues las sogas para bondage.

Para que quede aún más claro:

No es la primera vez que a un famoso se le va el dedo con los “Likes”, alguien se da cuenta en Twitter y las cejas de medio mundo se levantan sospechosas. Ya le pasó a Alfonso Merlos (sí, ESE Alfonso Merlos) que le dio FAV, FAV, FAV a cierto pollón que se le apareció en el timeline.

Te in-Teresa
#YoSoyGayYDelPP: El insulto final

Por supuesto Merlos le echó la culpa a los hackers informáticos (la excusa que ponen todos siempre, incluso los futbolistas que suben fotos de su pene a Instagram Stories por error), pero nadie le creyó. Y seguramente sea la excusa que el publicista de Hammer utilice si comentan algo sobre el tema.

A todo esto, a Hammer le veremos este año en la película Call Me By Your Name, la historia de amor gay entre un joven adolescente y el atractivo amigo de sus padres (Hammer). La película la dirige Luca Guadagnino, la crítica la pone por las nubes, los que la han visto dicen que es fantástica y, lo mejor de todo, el director ha sabido captar todo el homoerotismo de la novela en la que se basa.

Incluida cierta escena con un melocotón.