Fueron liberados pocos días después gracias a la presión de ONGs locales e internacionales.

[divider]Actualidad | Alerta Homo[/divider]

A finales de noviembre la Policía detuvo a doce hombres en la capital de Camerún acusados de ser homosexuales, algo que en ese país se castiga con multas y penas de hasta cinco años de cárcel. Lo más grave es que usaron como pruebas para justificar el arresto que en el momento de la detención los chicos tenían condones y geles lubricantes en su poder.

Todo empezó ese mismo día por la mañana cuando detuvieron a dos de ellos por estar indocumentados en la calle. En la comisaría les encontraron los preservativos y el lubricante y automáticamente llegaron a la conclusión de que eran homosexuales, porque en ese país está muy extendida la creencia de que las enfermedades sexuales si eres hetero no van contigo. Los policías pasaron entonces a estar muy interesados por saber de dónde había salido el material (como si no tuvieran otros casos de delincuencia real que resolver), y acompañaron a los chavales al lugar en cuestión, un videoclub en el que se estaba distribuyendo material informativo sobre la prevención del VIH porque faltaban pocos días para el 1 de diciembre.

En ese momento, los agentes detuvieron a los doce hombres que encontraron en el videoclub, a los que obligaron a confesar que eran homosexuales, porque en su alterada visión del mundo tener condones y lubricantes implica que “practicaban la homosexualidad”.

Según la noticia, cuando la policía entró en el local estaban viendo vídeos gais, aunque dudamos mucho que hablen de vídeos porno. Como ya dijimos, la entrega del material era parte de una campaña de prevención poco antes del día mundial de lucha contra el Sida, y seguramente eran vídeos informativos sin carga sexual. En cualquier caso, se supone (pero luego explícale tú esto a un policía camerunés homófobo cuando lo tienes delante) que en estos países se castiga la práctica sexual, no que hables de ella o que la veas en una pantalla. La vieja tontuna  que no se cree nadie de que se castiga el pecado y se perdona al pecador, pero aplicada al código penal.

Te in-Teresa
El Papa se reúne con Kim Davis

Los condones y los geles eran material entregado por UNAIDS, el programa de Naciones Unidas contra el Sida, y en la comisaría se presentó el asesor legal del Fondo Mundial contra el VIH/Sida en el país, al que avisaron desde otra ONG de Camerún. Afortunadamente, después de convencer a los agentes de que el arresto no tenía sentido, consiguió que la policía pusiera en libertad a los chicos un par de días después.

Con este panorama, podéis imaginar lo difícil que es convencer a los hombres cameruneses de que compren y mucho menos se pongan la gomita, ¡no se vayan a pensar que son maricas! en un país en el que el VIH y otras enfermedades circulan sin control! Los activistas piden ahora que desde el Ministerio de Sanidad le recuerden a sus colegas del Ministerio de Justicia sobre la importancia de las políticas públicas de salud sexual y que, sobre todo, tener material de prevención no prueba absolutamente nada. Esperemos que, por lo menos, no terminen como en otros países donde han decidido terminar del todo con la distribución de este material porque lo consideran “promoción de la homosexualidad”.

Recreación aproximada de la “propaganda gay” según la policía camerunesa

[divider]Fuente: 76 crimes[/divider]